carnes

Recetas escogidas por su tradición, su buen hacer y su espectacular resultado.

Pack Cochinillo + Lomo Relleno

Lomo Relleno
El lomo relleno casero, cocinado como lo harías en casa, pero sin perder tiempo en cocer huevos, picar lomo, hacer una excelente cebolla caramelizada y montarlo todo para después asarlo suavemente en el horno. Algo que probablemente te llevaría varías horas, hoy te lo acercamos a casa, para que solo tengas que calentarlo y saborearlo. Un plato completo para una dieta saludable y para toda la familia. Lomo relleno 800 gr.
1 × Lomo relleno

Sin existencias

Cochinillo
Un cochinillo asado de manera tradicional, con su receta castellana, como si hubiera salido de uno de los grandes maestros de Segovia o alrededores. Perfecto para disfrutar esta Navidad con la familia, sin grandes esfuerzos tendrás una comida o una cena lista en pocos minutos para que dediques tu tiempo a disfrutar de lo que realmente importa. Peso mínimo 1.300 gr.

Sin existencias

45,95 IVA Incluido

Compra on-lineEntrega en 48HProducto GourmetSin glutenCon aceite de oliva
Categoría:

Sugerencia de consumo:

¿Cómo disfrutar del lomo relleno?

Horno: Saca del envase el lomo, colócalo en un recipiente apto para horno y calienta durante 10 minutos. Si lo prefieres también puedes cortar el lomo en frío en porciones e introducirlo al horno, en cuyo caso tan solo necesitará 5 minutos.

Microondas: Perfora el envase en el que viene envuelto el lomo relleno y calienta en el microondas durante 3 minutos a 800 w. Si prefieres cortarlo en porciones antes de meterlo al microondas, solo necesitarás 1,5 minutos a la misma potencia para calentarlo.

Una vez abierto podrás conservar el resto en la nevera por un máximo de 3 días.

¿Qué debes hacer para que este manjar sea un placer en la mesa? Muy fácil:

1. Precalienta el horno a 200ºC.
2. Saca el cochinillo de su envase y colócalo en la bandeja del horno, con la piel hacia arriba.
3. Una vez esté el horno haya adquirido la temperatura, mete la bandeja con el cochinillo durante 30 minutos, hasta que la piel se hinche y quede bien crujiente. En ese momento el cochinillo estará listo para servir.

Recuerda que la temperatura y el tiempo de asado en el horno es aproximado ya que depende del tipo de horno. Lo más importante es comprobar el crujiente de la piel.

Si te sobra algo podrás conservarlo en el frigorífico y consumirlo en un máximo de 48 horas.